El estomago y sus emociones

Estómago triste y emocionesNo todo lo que comes es comida. Seguro te has comido más de un marrón, tu abuelita te ha comido a besos o al ver a la persona que te gustaba te la has comido con los ojos (aunque después no te hayas comido un rosco :-( ). Todo eso que te “comes” pasa por el estómago, encargado de la digestión de los alimentos, las situaciones, las experiencias y tus emociones.

El estómago, las emociones y el lenguaje

Si te invaden los nervios dirías que tienes un nudo o que se te ha cerrado en el estómago. Este se te revuelve cuando algo te da asco o te desagrada profundamente. El estómago reacciona a lo que sentimosSi has estado enamorad@ conocerás la sensación de mariposas en el estómago y cuando alguien te juega una mala pasada te puede sentar como una patada ¿adivinas dónde?

Son muchas las expresiones populares que ilustran la relación entre tus reacciones y las sensaciones alrededor del órgano; pero más allá de situaciones puntuales, la manera en que vives y afrontas las experiencias puede marcar la diferencia entre tener o no un “estómago feliz” y, por lo tanto, sano.

Cuando rumiamos demasiado

Tu estómago refleja el modo en que absorbes e integras tu realidad y tu capacidad para digerir las nuevas ideas o situaciones.

Segun el Dr. Hammer el tracto digestivo se relaciona con los “conflictos de bocado”, refiriéndose al alimento real o figurado. Por ejemplo, un problema que no podemos digerir, un puesto de trabajo que no hemos conseguido (y que puede suponer dinero para comprar comida), una “bocado” que nos han arrebatado, etc. Así como el conflicto de no ser capaz de “tragar el bocado” está relacionado con el esófago, la “incapacidad de digerir ese bocado” afecta al estómago.dolor de estómago y emociones

Una comida excesiva o muy grasa, puede producirte una digestión pesada, acidez o hinchazón (por fermentación de los alimentos). Del mismo modo, una experiencia difícil de asimilar por ser demasiado dura, angustiosa o no estar preparad@ para afrontarla, puede acabar afectando a tu digestión y producir síntomas similares. Si tienes problemas de estómago quizás sientas que tienes que “tragar” con una persona, una circunstancia, un trato intolerable para ti o reconozcas que hay algún asunto del pasado que no has podido aceptar, digerir y pasar página.

Mientras mantienes “atravesado” el conflicto en tu estómago vas dándole vueltas y rumiándolo para intentar gestionarlo. Si se trata de un tema antiguo va fermentando y, si es reciente, se va condensando mientras se mantenga estancado. Si no conseguimos digerirlo, asimilarlo y aprovechar sus “nutrientes” (el aprendizaje de la experiencia), el terreno está abonado para que aparezcan trastornos estomacales: tal alimento se me repite, indigestión, acidez, reflujo, hinchazón, dolor… o puede llegar a problemas más severos como vómitos recurrentes, úlceras e incluso tumoraciones.

estomago-felizEncuentra la causa, ponle remedio

¿Qué o a quién no puedes tragar? ¿Qué hay en tu realidad actual o pasada que te revuelve el estómago? ¿Qué es lo que no puedes o no has podido digerir? ¿Qué “pedazo de comida” te han arrebatado? ¿Que es lo que te gustaría “comerte” y no puedes?

Si padeces alguna dolencia de estómago te animamos a que reflexiones sobre estas preguntas, te alimentes de forma sana e inteligente y, si necesitas más ayuda para resolver tus problemas digestivos, no dudes en consultarnos,  la Terapia Craneosacral, las Flores de Bach, la Liberación Somato-emocional o la Manipulación Visceral son terapias que ofrecen muy buenos resultados en estos casos.

Publicado en Flores de Bach, Órganos y emociones, Reiki, Salud emocional, Terapia Craneosacral y etiquetado , , , , , , , , , .

Deja un comentario