La digestión empieza en la boca. Y tú, ¿engulles o masticas?

Comer bienSuena el despertador y Menganit@ tiene el tiempo justo para ducharse, vestirse, salir corriendo y desayunar cualquier tontería de pié o de camino al trabajo. Al mediodía come en 10 minutos a la vez que revisa el correo, hace una llamada y le da unos me gusta a las últimas actualizaciones de sus amig@s. Llega el final de la jornada y, agotad@, se deja hipnotizar delante de la televisión mientras se lleva el tenedor a la boca en un acto mecánico.

Incluso algunas personas que viven y se mueven a “ritmo regae”, a la hora de comer parece que entran en competición contra el tiempo sin tomarse la “molestia” de masticar, ensalivar bien los alimentos ni, por supuesto, saborear la comida. ¿El resultado? Una digestión pesada, gases, déficit de nutrientes, algún kilo de más, insatisfacción, estrés… La lista de posibles trastornos y desequilibrios continúa, pero hoy simplemente vamos a enfocarnos en cómo evitarlos. El tema es sencillo, mastica, saborea y disfruta.

Pon a prueba tu masticación

En la próxima comida que hagas no te plantees comer más despacio. Sólo fíjate en lo siguiente:

Masticar bien¿Qué tamaño tienen los trozos que te has llevado a la boca?

¿Cuantas veces has masticado antes de tragar?

¿Has masticado alternando los dos lados de la boca o sólo con uno?

¿Cuán triturada y ensalivada está la comida antes de tragarla?

Vuelve a hacerte las mismas preguntas habiendo masticado 20 veces más que en un principio. ¿Totalmente diferente, verdad?

Nuestro aparato digestivo está diseñado para que la comida sea triturada en la boca

La mayoría de personas ingerimos prácticamente sin masticar, troceando los alimentos en vez de triturarlos y ensalivarlos a conciencia. En consecuencia, nuestro estómago e intestinos sufren. Tienen que trabajar a marchas forzadas para poder digerir esos alimentos mal triturados (y en muchos casos no lo consiguen). Este hecho provoca toda una serie de síntomas como los que enumerábamos al principio del artículo.

Trucos y consejos para masticar despacio y mejor

Comer despacio 2• Permítete el tiempo necesario para cada comida. En general, alrededor de 30 minutos son suficientes, aunque dependiendo del tipo de alimento y la cantidad quizás necesites más.

• Toma conciencia, saborea y disfruta de la comida. La percepción de los diferentes sabores ayuda al cerebro a gestionar la digestión y saciarte antes.

• Evita la multitarea (por lo menos hasta que aprendas a comer bien*). Si comes mientras haces otras cosas tu atención se desvía y es fácil que vuelvas a tragar de forma mecánica; masticando y ensalivando poco.

Comer con cubiertos• Utiliza siempre cubiertos. Cuando comes con las manos la tendencia es a dar el siguiente bocado mientras quedan alimentos en la boca. (¿Recuerdas cuando has comido una hamburguesa?)

• Llévate porciones pequeñas a la boca. De esta forma resulta mucho más fácil triturar  y ensalivar los alimentos.

• Mastica a conciencia. Puedes seguir la siguiente norma: si puedo distinguir el alimento por su textura, aún no está bien masticado. El bolo alimentario debe ser uniforme y sin porciones diferenciadas de comida.

consejos para comer bien• Evita comer solo un tipo de alimento. Al tener menos variedad en el plato necesitas comer más para saciarte (por ejemplo con un plato de macarrones). En su lugar intenta incluir varios alimentos con sabores diferentes.

• El arroz y el yogur también se mastican. Es necesario que, aunque sea poco, mastiques también los alimentos pequeños, blandos o semi-sólidos para que se pongan en marcha las enzimas de tu saliva.

• Deja los cubiertos entre bocado y bocado (hasta haber reeducado la masticación*). Esto te da el tiempo suficiente para triturar bien antes de volver a llevarte el tenedor a la boca.

Educar a tus hijos para comer mejor• Busca un buen lugar para comer. En lugares ruidosos, estresantes o con muchos estímulos la tendencia es a comer más rápido, por lo que es recomendable que en la medida de lo posible optes por un lugar tranquilo y agradable.

• Da ejemplo. Evítales futuros problemas a tus hij@s. Si tú comes con hábitos saludables a ell@s les va a resultar más fácil hacer lo mismo, o corregir, si ya han adquirido esa mala costumbre.

 

* Es muy posible que, al principio, incorporar todos estos conceptos y pasos en cada comida te pueda parecer engorroso, pero lo cierto es que pasadas dos o tres semanas te descubrirás haciéndolo de forma inconsciente. Estarás comiendo con la misma comodidad con la que lo haces ahora pero correctamente, eliminando o minimizando muchos de los desarreglos que padecías antes de iniciar el reaprendizaje, e incluso evitarás problemas futuros.

Publicado en Consejos de salud y etiquetado , , , , , , .